Magistrados de la Corte, basta de poses odiosas y prepotentes, sepan leer el clamor del Pueblo que, por desesperación ante tanta corrupción, pueda elegir próximamente a un dictador.

 

Estimado señor Fernando Cruz Castro, Presidente de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica.

Reciba un saludo cordial.

He venido meditando sobre la grave crisis que enfrentamos en Costa Rica, sobre todo, por la gran ausencia de valores.   Peor aún, eso lo vemos reflejado un día sí y, otro también, en el Poder Judicial.

Somos un país que nos jactamos de nuestra democracia y, de nuestra institucionalidad; ello realmente lo he puesto en duda en innumerables ocasiones.

Si nos ponemos a analizar de manera rápida y somera, los acontecimientos de la última elección para la presidencia de la república de mayo 2022, eso nos deja muchas reflexiones y, sobre todo enseñanzas.

¿Por qué un partido totalmente nuevo, sin ninguna trayectoria política, surge de las desconocidas arenas y gana de manera contundente a sus opositores?

Don Fernando, yo fui parte de ese grupo de ciudadanos que votamos por un cambio, cosa que, hasta el momento doy gracias a Dios, porque nuestro representante como Presidente de la República, lo ha hecho de la mejor manera, tal y como nos lo prometió, además que, se anuncian vientos huracanados para los corruptos.

Lo dijo en la cara a todos, óigase bien, a todos los costarricenses, que iba a barrer toda la podredumbre que se ha venido gestando durante muchas décadas, porque ya está descompuesta, putrefacta, podrida y, de no hacerlo, tendríamos consecuencias insospechables y sorprendentes.

Pues bien, muchos costarricenses dudaron de su capacidad y, sobre todo de su honestidad, ello, porque hasta donde el suscrito se acuerda, los políticos nos han dado, como dice el refrán popular, atolillo con el dedo, falsas expectativas y, la corrupción aumentada.

Don Fernando, Ustedes los veintidós Magistrados, más los Suplentes, -considero con todo respeto-, deben de empezar a tomar conciencia de sus grandes falencias.

Estas elecciones pasadas, nos está marcando un norte muy definido que, el que no quiere verlo de esa manera es, que quiere tapar el sol con un dedo, o se considera miope.  Los costarricenses estamos más que hartos de la barbarie política y, aun más, la ferocidad con que los TRES PODERES de la República, han jugado y burlado a este pueblo valiente y trabajador, con componendas y triquiñuelas burdas y baratas.

Sobre todo, el Poder Legislativo donde pareciera las cosas se venden al mejor postor, ¡yo te doy, de acuerdo a lo que vos me das!

Así opera nuestro parlamento legislativo y, lo digo con conocimiento de causa, ya que anduve en esas lides en la Asamblea Legislativa, en el orden de 15 años.

Así las cosas, para elegir a los Magistrados de la República por parte de los Legisladores, se cuecen muchas habas, ya que siempre han existido grandes compromisos e intereses políticos y económicos.

Ahora bien, a lo que quiero llegar, Ustedes veintidós magistrados tienen que reconocer que el Poder Judicial absorbe una enorme cantidad de recursos que pagamos todos los costarricenses, el meollo del asunto; por cada cien mil habitantes en el año 2000 existían 160 funcionarios y, al 2018 el crecimiento para ese mismo número de población ascendió a 251 funcionarios, o sea, casi un 80% más, ello no sería problema si, pudiésemos percatarnos los costarricenses que, ese aumento desmedido surtió efecto, sin embargo, al contrario, las cosa funcionan inversamente.

En otro orden de cosas, no puede ser que la Sala Cuarta, compuesta por Usted y otros Magistrados, decreten a su favor y conveniencia, sus PENSIONES DE LUJO; sé de antemano lo que Ustedes indican, ¡no somos nosotros, son los Magistrados Suplentes los que votan!, claro, por supuesto bajo el dedo acusador de sus superiores.

A lo que quiero llegar don Fernando, por favor, analicen, escuchen, atiendan la voz del pueblo, no sigan con sus poses de prepotencia, estamos al punto de que, si nuestros tres poderes de la república no reaccionan, en próximas elecciones, de forma desesperada y desalentadora, nuestro pueblo podría elegir a un temible dictador, donde este poder se resumirá a uno solo.

No queremos eso, no aspiramos que se repita lo de países hermanos que hoy luchan por su libertad, ¡nunca jamás!, no lleven a este pueblo a tomar una decisión por desesperación tomando medidas dictatoriales que, no nos dejará más que ruina, tristeza y desgracia.

Lean y escuchen la voz del Pueblo, sepan interpretarla, por favor no sigan tomando poses odiosas; ya los cambios son significativos para saberlos descifrar, estamos entrando en una encrucijada, no sean parte de una debacle o ruina política de nuestro hermoso y democrático país, ya no caben oídos sordos.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-0396-0099

Correo electrónico: [email protected]

26 de junio de 2022

https://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: