Estimado señor Presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social, Román Macaya Hayes.

Reciba un cordial saludo.

Solicitarle con el mayor de los respetos, interponer su buenos oficios, para que se tomen las medidas pertinentes con relación a este caso específico.

Desde el año 2013, he insistido vehementemente ante la gerencia de cobros, gerencia financiera, juntas directivas etc etc, para que se aplique el artículo 51 de la Ley Constitutiva de la Caja, (Retención Indebida) con relación a las siguientes razones sociales, sin embargo, algo extraño y sumamente sospechoso ha ocurrido, ya que pareciera que el grupo chapín y los Cañas Díaz, son intocables, ¡o será que hay mano peluda!

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/2013/11/12/helados-sarita-grupo-de-interes-economico-adeuda-a-nuestra-seguridad-social-615-millones-de-colones-y-la-ccss-como-siempre-no-actua/

Prosar de Costa Rica con cédula jurídica Nº 3-101-300101, subsidiaria de la firma guatemalteca HELADOS SARITA, desde el 2003, pasó a ser accionista de la firma nacional Central Heladera Díaz de la familia Cañas Díaz. Éstas fueron declaradas inactivas y siguieron operando bajo el nombre de Porto Fiore, S.A.

Helados Sarita, que se distribuyen en todo el país, son elaborados por la empresa Chapina, Porto Fiore, S.A. y nunca se les ha tocado, tampoco se les ha cerrado tal y como indica el artículo 48 de la Ley Constitutiva de la CCSS.

Ello lo confirmó al periódico El Financiero (2006), el propio Director de Comercialización de Helados Sarita Carlos Bosque Díaz, cuando la empresa chapina Grupo Bosque compró las instalaciones lácteas de Central Heladera Díaz.

http://wvw.elfinancierocr.com/ef_archivo/2006/agosto/27/lomasreciente808024.html

Así las cosas, Helados Sarita opera actualmente con el nombre PORTO FIORE, S.A., cédula jurídica Nº 3-101-569045, que se encuentra ACTIVA y sin deudas con la CCSS.

Con esto señor Macaya, estoy ofreciendo a Usted y al departamento de cobros de la institución, la unión económica o responsabilidad solidaria entre Prosar de Costa Rica (HELADOS SARITA) y Central Heladera Díaz y, Porto Fiore, S.A.

 

CED JURID RAZON SOCIAL DEUDA

CCSS

DEUDA

FODESAF

DEUDA

IMAS

TOTALES
           
           
3-101-300101 Prosar de Costa Rica, S.A. 226.028.391.00 270.403.412.14 3.755.685.20 500.187.488.34
3-101-003697 Central Heladera Díaz, S.A. 840.024.042.00 83.125.586.83 5.850.277.84 928.999.906.67
3-101-569045 Porto Fiore, S.A. ACTIVO

AL DIA

4.885.608.76

Arreglo de pago al día

  4.885.608.76
           
TOTALES   1.066.052.433 358.414.607.73 9.605.963.04 ₵1.434.073.003.77

 

 

Además de solicitar se proceda de forma inmediata con la RESPONSABILIDAD SOLIDARIA entre las tres empresas, solicito respetuosamente, se aplique la RETENCIÓN INDEBIDA.

PETITORIA:

Por las razones antes expuestas, de la manera más atenta y respetuosa, acudo a Ustedes para que se entable el supuesto delito de RETENCIÓN INDEBIDA a los responsables y representantes de las mismas

Según la normativa vigente y, lo indicado en la Ley Constitutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social:

“Artículo 30.- Los patronos, al pagar el salario o sueldo a sus trabajadores, les deducirán las cuotas que estos deban satisfacer y entregarán a la Caja el monto de las mismas, en el tiempo y forma que determine la Junta Directiva.

El patrono que no cumpla con la obligación que establece el párrafo anterior, responderá personalmente por el pago de dichas cuotas”. (…)

Ahora bien, en este misma Ley, en su artículo 45 dice:

Artículo 45.- Constituye retención indebida y, en consecuencia, se impondrá la pena determinada en el artículo 216 del Código Penal, a quien no entregue a la Caja el monto de las cuotas obreras obligatorias dispuestas en esta ley.

CÓDIGO PENAL:

APROPIACIÓN Y RETENCIÓN INDEBIDAS:

“ARTÍCULO 223.- Se impondrá la pena establecida en el artículo 216, según el monto de lo apropiado o retenido al que, teniendo bajo su poder o custodia una cosa mueble o un valor ajeno, por un título que produzca la obligación de entregar o devolver, se apropiare de ello o no lo entregare o restituyere a su debido tiempo, en perjuicio de otro. Si no hubiere apropiación sino uso indebido de la cosa, con perjuicio ajeno, la pena se reducirá, a juicio del juez.

En todo caso, previamente el imputado será prevenido por la autoridad que conozca del asunto, para que, dentro del término de cinco días, devuelva o entregue el bien, y si lo hiciere no habrá delito, quedando a salvo las acciones civiles que tuviere el dueño”.

Copio a la señora Fiscala General de la República, Licda Emilia Navas Aparicio, para que, de ser posible, proceda con lo que corresponda legalmente.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Correo electrónico: [email protected]

18 de octubre de 2019

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: