Estimados señores Diputados del Primer Poder de la República.

Reciban un saludo cordial.

El día de hoy me ha llamado poderosamente la atención el comentario del economista Luis Loría en su reportaje en Teletica – https://www.teletica.com/249683_el-obstaculo-tiene-nombre-y-apellido-y-es-caja-costarricense-de-seguro-social-afirma-economista-fren – con relación a la voracidad de la Caja Costarricense de Seguro Social para con los trabajadores y empresas pequeñas que desean salir del hueco del desempleo.

Por esta razón, los insto de manera atenta y respetuosa, se pueda crear una Comisión de Estudio, con el fin de facilitar mejores condiciones de empleo tanto para empresas Pymes como, trabajadores independientes, sin que la CCSS meta sus ennegrecidas manos, para sacar provecho de ello.

Aprovechar también, para que se legisle a favor de quitar el cobro de los dineros de la seguridad social a la Caja Costarricense de Seguro Social, ya que al cabo de los años (la CCSS) ha demostrado su total incompetencia y, supuesta complacencia, de manera que, si esta labor se pudiese llevar a una entidad bancaria del sistema bancario nacional o, en último caso, hasta privatizarlo, se mejoraría considerablemente el cobro.

Don Luis Loría dice:

El obstáculo tiene nombre y apellido, y es, Caja Costarricense de Seguro Social” afirma economista frente a dificultades para trabajar y producir.

Es un hecho, que el gran número de trabas para empresas pequeñas y trabajadores independientes que desean trabajar y desarrollar actividades productivas, -de acuerdo a lo que la ley indica- se vuelven un calvario.

En primera instancia, la pregunta obligada que hace el funcionario de la Caja a la empresa o trabajador que quiere estar a derecho es: ¿cuánto dinero se ha ganado en los últimos años?

Si el Pymes o trabajador independiente cae en la trampa y contesta esta injusta pregunta, le cae toda la artillería de la institución y, de entrada, se lleva a cabo una factura adicional donde se le obliga a pagar con MULTAS e INTERESES, sobre los dineros dejados de reportar a la Institución.

Como es lógico, este empresario pequeño o trabajador independiente, ENTRÓ QUEBRADO, o como dice el dicho popular, entró quedando.

Por supuesto, la vos se propaga y, los demás que se encuentran en la misma situación, ni a palos se acercarán a la Caja, en vista de que les es totalmente imposible pagar la voracidad de la Caja, por consiguiente, tienen que seguir realizando sus actividades en la sombra o informalidad.

En alguna ocasión, en una conversación con un personaje de la política, me indicaba que él no creía en la Caja Costarricense de Seguro Social, porque las cargas sociales ya eran insoportables para el empresario y para los trabajadores.

Le contesté: estimado señor, no cree Usted que, haciendo la recuperación adecuada de los dineros que los patronos morosos -incluido el Estado- (monto que supera los 2 billones de colones) se podría inclusive, bajar el porcentaje que paga el patrono y, de igual forma el deducido al trabajador.?

Por supuesto hasta ahí llegó la conversación.

Así las cosas estimados Diputados, es increíble que la Caja Costarricense de Seguro Social en estos tiempos, se ha convertido para los asegurados en el peor enemigo, ya que la persecución es malvada y, sus servicios, bueno mejor no toquemos estos temas porque tendríamos que cerrarla!

Insisto vehementemente ante Ustedes señores Diputados, es inminente quitar el cobro de las cargas sociales a la CCSS para poder salvarla, de lo contrario, la Benemérita Institución pasará de los cuidados intensivos en que se encuentra, a los helados congeladores de la medicatura forense…

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-0396-0099

Correo electrónico: [email protected]

22 de febrero de 2020

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

 

A %d blogueros les gusta esto: