Estimada señora Fiscala General de la República, Licda Emilia Navas Aparicio.

Aprovecho la oportunidad, para enviarle un cordial saludo.

Por medio de la presente, me dirijo a Usted de manera atenta y respetuosa, con el fin de denunciar la posible conciliación de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social con la empresa Shyntes, asunto que se ventila en el Juzgado Penal del Primer Circuito Judicial, por el supuesto pago irregular de facturas de insumos ortopédicos en perjuicio de la Benemérita Institución por aproximadamente $2 millones de dólares.

Los hechos, se llevaron a cabo en los hospitales Rafael Ángel Calderón Guardia, entre los años (2009-2011), México, San Juan de Dios y Max Peralta en Cartago.     La Fiscalía le atribuye al empresario de origen cubano (Lorenzo Castaño Suárez) 100 delitos de estafa en concurso material, con 100 delitos de falsedad ideológica en perjuicio de la CCSS.

Ahora bien, definitivamente, para que esta aparente estafa se llevara a cabo por medio de Lorenzo Castaño Suárez, Director General de Shyntes, es necesario presuntamente de una red debidamente involucrada y organizada de funcionarios de la CCSS, de diferentes niveles.

Así las cosas, el 9 de marzo del 2018 en el Periódico La Nación sale un reportaje donde se indica que la Caja Costarricense de Seguro Social demanda a Shyntes por usar personas fallecidas, para cobrar implementos médicos.

Doña Emilia, estoy sumamente preocupado por la corrupción imperante en la Caja Costarricense de Seguro Social, ya que, con los hechos antes descritos, podemos sacar conclusiones muy angustiantes.

  1. Se logra determinar que entre los años 2009-2011 en los hospitales:

 

Calderón Guardia

México

San Juan de Dios

Max Peralta en la Provincia de Cartago

Se dieron los lamentables hechos, con pérdidas multimillonarias ($2 millones de dólares) para la institución, sin embargo, hasta ahí llegó la investigación, no se quisieron indagar los otros hospitales del país, a sabiendas, que también se usaban dichos implementos ortopédicos.

 

  1. A pesar de este infortunado y costoso desacierto, el 17 de julio del 2014, de manera incomprensible, la Caja Costarricense de Seguro Social, tapándose los ojos de lo acontecido, PRORROGA los contratos a la empresa Shyntes, misma que está acusada ante los Tribunales de Justicia, por un millonario perjuicio contra la CCSS.

 

  1. Es importante tener en consideración, que fueron funcionarios del Hospital Calderón Guardia, los que interpusieron la denuncia ante la Fiscalía de Fraudes del Ministerio Público, el 17 de enero del 2014 y, no la Caja como tal.

 

 

  1. Inconcebible, la Caja Costarricense de Seguro Social, cuatro años después de la supuesta estafa por más de $2 millones de dólares, interpone demanda contra Shyntes, ante los Tribunales de Justicia y, a la fecha sigue una relación contractual, como si nada hubiera sucedido.

 

  1. LOS HECHOS MAS RELEVANTES: en ésta aparente estafa, de envergadura sin precedentes, tiene que haberse involucrado un sin número de funcionarios de la institución. Tuvo que mediar complicidad interna, debidamente estudiada.

 

 

  1. Lo que no se puede permitir: que la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social, llegue a una CONCILIACIÓN con la empresa Shyntes, como se indica en la audiencia judicial y, que el sin número de miembros que intervinieron de manera cómplice, queden también exentos de que la justicia los juzgue.

 

  1. Me pregunto: ¿será que los funcionarios de altos rangos que mediaron en esta corrupción, tienen tanto poder, que los miembros de la Junta Directiva de la CCSS no les interesa identificarlos públicamente?

 

Petitoria:

Que la Fiscalía General de la República, intervenga en el caso, con el fin de que, si la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social decide la conciliación, el Ministerio Público siga en la indagatoria y, llevar hasta las últimas consecuencias a cada uno de estos supuestos corruptos cómplices que ayudaron a que se cometiera el ilícito.

Sea entonces, que la justicia aplique a cada uno lo que corresponda.

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Correo electrónico: [email protected]

27 de setiembre de 2019

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: