Estimado Doctor Fernando Llorca Castro, y demás miembros de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Aprovecho dicha misiva, para enviarles un saludo cordial.

En Costa Rica, al igual que en los países desarrollados, los pacientes que urgen de una cirugía por CANCER DE HÍGADO, PÁNCREAS, VÍAS BILIARES, o TRASPLANTE DE HIGADO, deben y tienen que contar con una atención altamente especializada, integral, multidisciplinaria y, personalizada, con el fin de mantener su salud y vida.

En nuestra Carta Magna, en sus artículos 21 y 73 dice:

“LA VIDA ES INVIOLABLE” –este derecho demanda condiciones de salud en su más amplio sentido, de forma que el derecho a la salud, sin perder su autonomía, viene a presentarse como un aspecto del derecho a la vida-

Artículo 73. Se establecen los seguros sociales en beneficio de los trabajadores manuales e intelectuales, regulados por el sistema de contribución forzosa del Estado, patronos y trabajadores, a fin de proteger a estos contra los riesgos de enfermedad, invalidez, maternidad, vejez, muerte y además contingencias que la ley determine.

Ahora bien, a pesar de que la Caja por ley debe y tiene que brindar los servicios de salud a los asegurados, un grupo importante de pacientes, se ven obligados a acudir ante la Sala Constitucional con recursos de amparo, para que se les brindara los servicios de salud correspondientes, entre ellos, medicamentos y cirugías; inclusive, tuvieron que agruparse, formando la FUNDACIÓN VIDA NUEVA DONACIÓN Y TRASPLANTES.

En el año 2004, como resultado de una sentencia y sumatoria de recursos de amparo presentados ante los Tribunales de Justicia, logran que la Caja Costarricense de Seguro Social se viera en la obligación de ejecutar en el Hospital México, el CENTRO DE TRASPLANTE HEPÁTICO Y CIRUGIA HEPATO-BILIAR, -en el sétimo piso de dicho nosocomio-, (único en Centroamérica) el cuál debe ser de captación nacional, –o sea para atender a todos los pacientes con esos males del todo el país- además de ello, la Sala Constitucional ordenó, que dicho Centro, tenía que contar con recursos propios para el desarrollo del mismo.

Así las cosas, de forma inaceptable, Ustedes, miembros de la Junta Directiva de la Institución, en un claro incumplimiento de un fallo de la Sala Constitucional, en noviembre de 2016, acuerdan en Sesión 8864 se deben trasladar los recursos financieros, humanos y tecnológicos, al Hospital México y, por tanto, “eliminar dicha unidad programática”, ello, sin ninguna justificación de carácter técnico, científico, epidemiológico, ni médico.

Ante tan malograda decisión por parte de la Junta Directiva, la Fundación Vida Nueva Donación y Trasplantes, aglutinando a la mayoría de personas que les aqueja esta situación, se ven en la obligación de acudir ante el Tribunal Contencioso Administrativo del Segundo Circuito Judicial, en fecha 9 de abril de 2018, bajo Exp Nº 18-000041-1027-CA, para evitar que les desmantelen su CENTRO DE TRASPLANTE HEPÁTICO Y CIRUGIA HEPATO-BILIAR en el Hospital México, ya que han sido advertidos, una y otra vez.

Es reprochable, que la Junta Directiva de la Institución, tome un acuerdo en firme, para atentar contra el bienestar integral de todos los pacientes atendidos en este Centro y, de los futuros asegurados que lleguen a la Caja, con patologías complejas y terminales de hígado, simplemente, argumentando que se van a crear programas, como mamparas vacías, producto de la improvisación.

Al desaparecer dicho Centro de Trasplante Hepático y Cirugía Hepato-Biliar, se pone en alto riesgo la vida de pacientes altamente vulnerables, al tener que someterlos al modelo tradicional de salud.

Esto contradice el derecho a la vida, ya que existe todo un equipo interdisciplinario con vasta experiencia en este prestigioso Centro de Trasplante, que no debe de eliminarse, al contrario, debe de dárseles mas recursos y apoyo institucional.

El problema mayor que se está viviendo en el Centro de Trasplantes, es que, no se han podido realizar algunos trasplantes, producto de la burocracia e indefinición, en aspectos como pago por disponibilidad de especialistas, mismos que son especializados y, con atestados médicos certificados requeridos para realizar cirugías por cáncer de hígado, páncreas y vías biliares, así como trasplantes de hígado.

Podemos concluir, que con esta decisión de la Junta Directiva, el cierre del Centro de Trasplante Hepático y Cirugía Hepato-Biliar, pone en riesgo la vida de muchos pacientes, por su condición de vulnerabilidad, ya que padecen de enfermedades que requieren de un abordaje integral, multidisciplinario y en tiempo real, que nunca se logrará con el tradicional modelo de salud.

Insto a la Junta Directiva en pleno, para que recapaciten con el cierre de este Centro, mismo que en un momento dado, pudiera hacer frente a Ustedes mismos o algún familiar, dándoles al menos, unos años más de vida.

 

Atentamente

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

17 de abril de 2018

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: