Estimados 22 Magistrados (as) de la Corte Plena del Poder Judicial.

Reciban un saludo cordial.

Quisiera, de la manera más atenta y respetuosa, dirigirme a Ustedes, como ciudadano y, como parte del soberano de este país, que se encuentra sumamente inquieto y preocupado, por las argollas y juegos políticos, en que está sumida nuestra máxima institución, la Corte Suprema de Justicia.

Después de años de desilusión y desesperación ciudadana, hemos logrado una bocanada de aire fresco y salvador, -tal cual daría una persona que se está ahogando-, con la designación de la Licda Emilia Navas Aparicio como Fiscal General de la República, con el fin de dejar atrás la innoble y desastrosa función que llevó a cabo el anterior Fiscal General, que lo que hizo fue, servir a los intereses específicos de ciertos partidos políticos, que dicho sea de paso, tuvieron que pagar su alto precio, en la pasadas elecciones presidenciales.

Ahora bien, los costarricenses, los que pagamos los sueldos de los magistrados de la Corte Plena, exigimos YA, una cultura de honestidad, de honorabilidad, de señores y señoras que sean dignos de sus cargos, que respeten el ejercicio decoroso de un cargo público, sobre todo, de los que imparten justicia.

La mayoría de los integrantes de la Corte Plena, son los aparentes culpables de la reelección del 6 de octubre del 2014 del “señor” Jorge Chavarría Guzmán, ya que eran conocedores de la protección a políticos corruptos y, de casos de sobra conocidos, que simplemente, se denominaron protegidos por la red de cuido del Fiscal y, algunos otros, dentro del Poder Judicial. (TOTAL IMPUNIDAD)

Así las cosas y, cuando el pueblo empieza a recobrar confianza en la Fiscalía General, empieza el pulso de las fuerzas política que, por medio del oscurantismo y poderes esotéricos, presionan a unos y otros, porque se sienten seriamente amenazados por una mujer que, cumple a cabalidad con su deber, responsabilidad, transparencia y, ni qué decir del cumplimiento de funciones.

Con las personas detenidas desde la llegada de esa noble señora, se han visto afectados muchos intereses y, corruptos políticos, que ejercen presión a sus tentáculos, moviéndolos, tal cual marionetas, para que no sea reelegida.

Ya en las redes sociales y, por medio de la Asociación Nacional de Investigadores en Criminalística (ANIC) se sabe que un grupo importante de magistrados no quiere el nombramiento en el puesto de Fiscal, a doña Emilia Navas Aparicio, tan es así, que podemos notar la jugada obtusa y tenebrosa, muy bien elaborada, de un mercader de la política, que interpone una denuncia penal contra la señora Navas, con el fin de evitar su nombramiento, lo cual les servirá de pretexto a algunos de Ustedes.

Tengo claro el panorama que se avecina, sé de antemano, que esta nota no les caerá nada bien a muchos de Ustedes, sin embargo, les comento, YA EL PUEBLO NO AGUANTA MÁS las cosas que están sucediendo, por favor, evitemos que las cosas pasen a más, queremos una Costa Rica como nos la merecemos, sin tanta INPUNIDAD.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

1 de marzo de 2018

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: