Estimado señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Lic Carlos Alberto Chinchilla Sandí.

Aprovecho la oportunidad, para enviarle un saludo cordial.

Vamos a ver; soy un labriego sencillo que, desde hace 17 años me he dedicado de forma voluntaria, a una labor ciudadana de denunciar a los patronos morosos de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Muchos de ellos, sobre todo con las mayores deudas, son, políticos, amigos de políticos, miembros de algunos partidos políticos, amigotes de las altas jerarquías de la Caja etc etc, la cuestión, es que logran evadir sus responsabilidades con nuestra Seguridad Social.

El suscrito, sin haber laborado nunca en la Caja ni en el gobierno, de forma adhonorem, se ha dedicado a esta tarea de recuperación de dineros, por supuesto, con altos riesgos, ya que se tocan personas de alto poder económico y hasta mafiosos.

Así las cosas, creo haber contribuido con algo ínfimo para mis conciudadanos y mi hermoso país, por ello, me siento responsable de escribir esta nota, ya que me resulta totalmente inconcebible, escuchar y leer lo que se ventila en el informe del cemento chino, aprobado ayer en la Asamblea Legislativa, después de una lucha de meses, donde un grupo de nueve valientes parlamentarios, han luchado hasta, con sus compañeros de bancada, como tirios y troyanos.

Ahora bien don Carlos, ¿cómo cree Usted que se siente este pueblo, luchador y valiente, que siempre se ha vanagloriado de sus Tres Poderes de la República, al leer y enterarse de la supuesta red de cuido del Fiscalía General de la República, al mando del antiguo Fiscal “señor” Jorge Chavarría Guzmán y de la Sala Tercera conformada por los señores:

Dr Carlos Chinchilla Sandí Presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Lic Jesús Ramírez Quirós

Dra Doris Arias Madrigal Presidente de la Sala Tercera y

Lic Celso Gamboa Sánchez.?

Peor aún don Carlos, en esta cuarteta tenemos, ni más ni menos, al PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, Lic Carlos Alberto Chinchilla Sandí, ¡qué horror!, ante este descalabro y desvergüenza para nuestra Patria, este sencillo ciudadano le solicita de manera atenta y respetuosa, pero vehemente, deje su cargo a disposición de manera INMEDIATA, con ello, podría “tal vez”, reivindicar su honorabilidad y honradez para con el puesto que ocupa.

Con ello, demostraría Usted, algo de respeto para su pueblo, para el soberano, ya que en el momento que perdamos la credibilidad de nuestro Poder Judicial, se llevó al carajo nuestra DEMOCRACIA y, Usted pasará a la historia, como su artífice.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

19 de enero de 2018

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

 

A %d blogueros les gusta esto: