Estimado señor Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera.

Aprovecho dicha misiva para enviarle un saludo cordial.

Me dirijo a Usted, en vista de que, como autoridad superior, ha tenido en sus manos, la posible solución de los graves problemas que ha venido acarreando nuestra Benemérita Institución la Caja Costarricense de Seguro Social, sin embargo, Usted creyó, que con ciertas figuras nombradas en ella, se lograría, pero….no señor presidente y, con toda honestidad, de manera personal le reciento grandemente, su falta de acción, ya que me he sentido burlado como ciudadano y asegurado, por su inacción para con ella.

El día de hoy queda patente y, más que demostrado; con los datos reportados por la Contraloría General de la República, lo que siempre he sostenido y dicho con relación a la inoperancia, ineficacia e ineptitud, de los encargados de cobros de la Caja Costarricense de Seguro Social -llámese Gerencia Financiera y Departamento de Cobros-.

En la Caja, no existen protocolos, ni metas, muchísimo menos indicadores para seguir un ágil y eficiente método de cobros a los 70.403 patronos morosos que adeudan 220.470 millones de colones.

Al cabo de los años, he llevado la inquietud a las diferentes fracciones parlamentarias de la Asamblea Legislativa, en las tres administraciones anteriores, sobre el tema de que en la Caja Costarricense de Seguro Social NO SABEN COBRAR, no quieren cobrar, ni les interesa cobrar, a ellos les llega su pago cada quince días y, esa es su preocupación.

El cobro de las cuotas obrero – patronales, debe de independizarse, debe de privatizarse para que sea eficiente, desdichadamente, nunca fui escuchado en el Primer Poder de la República.

En el departamento de cobros, justifican su trabajo, cerrándole su establecimiento, al pobre pulpero de la esquina de nuestras casas, que lo que adeuda son unos cuantos miles de colones, pero…a los grandes empresarios, a los contribuyentes de campañas políticas y amigotes de algunos políticos, NO SE LES TOCA y, si de casualidad, el suscrito los denuncia, las altas jerarquías de la institución, mandan a hacer una investigación LIGHT, para suavizar la situación.

Señor Presidente, lo primero que hay que hacer en la Caja es, sustituir al Director de Cobros, que ocupa ese puesto, no por su capacidad, sino por amiguismos, ya que existe en la institución, una clara élite de ungidos del olimpo, que son intocables, cuando cometen una inconsistencia, un error que, más allá de ello, se convierte en un horror, simplemente, se pasa de puesto a otro mejor remunerado, pero bajo la sombra protectora del grupo defensor.

Como muestra, he denunciado (6 marzo 2014 ante Dra Ileana Balmaceda Arias) que Luis Diego Calderón Villalobos, actual Director de Cobros de la institución, en el año 1996, se desempeñó como TESORERO GENERAL DE LA CCSS y, aprovechándose de su puesto infringe la Ley, obedeciendo la petición de la señora Miriam Coto Gamboa, ex Directora Nacional de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (FODESAF) -quien cumplió una condena de cárcel en el Buen Pastor- y procede a abrir una cuenta paralela en el Banco Nacional para que se depositen los dineros, que por Ley, se tenían que hacer en otra cuenta abierta desde tiempo atrás, para ese fin específico.

Con la apertura de esta cuenta por parte del señor Calderón Villalobos, se debilitaron todos los controles que la Caja estaba obligada a ejercer conforme la normativa, tal y como lo dispone el artículo 19 de la Ley N° 5662 y el Convenio de Cooperación, del 24 de Enero de 1991.

Por este “safis” del señor Calderón Villalobos, el entonces Contralor General de la República Luis Fernando Vargas Benavides, declaró ante la Asamblea Legislativa, sobre la pérdida de más de 1.387 millones de colones de Asignaciones Familiares, al invertir en el puesto de bolsa de América Capitales de Miriam Coto Gamboa.

Así las cosas, la red de cuido de los ungidos del olimpo de la CCSS, protegieron al señor Luis Diego Calderón Villalobos y, en lugar de sancionarlo, lo premiaron otorgándole la DIRECCIÓN DE COBROS, puesto que nunca ha desempeñado como se debe.

Cabe destacar don Luis Guillermo, que ante la Fiscalía General de la República existe desde el año 2012, denuncia con Exp Nº 12-000046-0615-PE, contra esa red de cuido, que fueron denunciados por presunto daño a los intereses patrimoniales de la Hacienda Pública y al Interés Público, causantes de la crisis financiera endógena de Seguro de Salud y, menoscabo de rentabilidad del FONDO DE RESERVA DE SEGURO DE INVALIDEZ, VEJEZ Y MUERTE y otras faltas, por supuesto, la Fiscalía General, bajo la dirección de don Jorge Chavarría Guzmán, nunca hizo nada.

Considero estimado señor Presidente de la República, como acción inmediata, se solicite el separar de su puesto como Director de Cobros de la CCSS, a Luis Diego Calderón Villalobos a la mayor brevedad posible y, por supuesto, abrir un órgano director al actual Gerente Financiero de la Institución, ya que actúa como jefatura superior de la dirección de cobros, siendo ambos, culpables de esta debacle denunciada por la Contraloría General de la República.

Ahora bien, por favor señor presidente, ya Usted y su equipo de trabajo van de salida, no salgamos con que la CCSS de acuerdo con el artículo 73 de nuestra Carta Magna indica que es una INSTITUCIÓN AUTÓNOMA y que, por ello, no tiene injerencia….

¡Póngase una flor en el ojal!

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

5 de Diciembre de 2017

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: