Don Rodrigo Alberto Carazo Zeledón, mucho gusto de saludarlo.

 

Nuevamente Usted me sonroja con esas palabras inmerecidas hacia mi persona.

 

Lo que sí le puedo asegurar es que, viniendo de una persona como Usted, me hace sentir altamente honrado.

 

En ningún momento se podría catalogarme como negativo, pero su amable y respetada petición al nuevo jerarca de la Caja, nunca podría ser, ello porque en política los intereses son totalmente opuestos a los de los ciudadanos.

 

El Consejo de Gobierno, ha mostrado a través de estos últimos tres años, total desapego hacia nuestra querida Benemérita Institución, lógicamente, porque los compromisos con otros partidos políticos por los votos en la Asamblea Legislativa, lo hacen actuar de esa forma.

 

Lo más triste, “EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS”; justamente, la Caja Costarricense de Seguro Social está en esta grave crisis, porque el BIPARTIDISMO la tiene así (colapsada), con sus mil y un compromisos políticos, donde se deben de mantener personas deshonestas en algunos cargos, para así quedar bien con más de uno, que lo que menos les interesa es nuestra Institución de Salud.

 

Al Dr Fernando Llorca NUNCA se le va a permitir algo como lo que Usted propone, porque el primero en evitarlo será el Poder Ejecutivo con sus múltiples compromisos políticos.

 

En resumidas cuentas, a las diferentes administraciones, junto con la actual, les conviene que las cosas estén de la forma en que se encuentran, porque hay que dar cuentas a muchos políticos que se benefician generosamente, con los desafueros en que se encuentra nuestra Caja.

 

Le estoy muy agradecido y a la vez apenado por sus epítetos a mi favor, ya que como le indico al empezar la nota, son inmerecidos, pero con gran respeto y admiración le agradezco sus comentarios para el suscrito.

 

Atentamente;

 

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

 

15 de junio de 2017

 

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

 

De:  Rodrigo Alberto Carazo Zeledón

Para: Dr Fernando Llorca Castro

 

Estimado Dr. Llorca:

 

Mis respetuosos saludos. Le deseo todo el éxito en sus nuevas funciones en beneficio de la población costarricense a través de la benemérita institución que usted hoy preside.

 

Permítame hacerle una recomendación que se deriva de los años de experiencia en muchas cosas de la vida, y que es algo yo haría estando en su posición: Incorpore a su Despacho en la Caja Costarricense de Seguro Social como asesor en gestiones de cobro de cuotas patronales. Estoy seguro que le generará un rédito mucho mayor que el de ciento por uno.

 

Si su criterio fuera favorable a esta recomendación, doctor Llorca, le ofrezco apoyarle en convencer a don Roberto de que acepte su encargo. Para lograrlo es necesario afinar muy bien el objetivo de su invitación a acompañarle pues don Roberto ha insistido ya por muchos años en que lo que hace lo realiza sin ninguna expectativa de retribución alguna, y así habrá de seguir siendo (no me refiero por supuesto a condiciones de contratación sobre las cuales nada puedo ni debo opinar).

 

Roberto Mora Salazar conoce como el que más el funcionamiento de la institución que usted preside. Se ha dedicado a estudiarla y a analizar muchas actividades, particularmente financieras, que la pondrían en un distinto nivel de disponibilidades de recursos para el cumplimiento de los propósitos institucionales. Sabe bien don Roberto por donde andan quienes se empeñan en no cumplir sus obligaciones internas y externa con la Caja y le ayudará a usted – que es quien tiene la autoridad para hacerlo – a cumplir unaejemplar función en los once meses venideros.

 

La recomendación no es “ordinaria”, señor Presidente. Es salida de alguien que conoce bien a Roberto, a quien he postulado reiteradamente para el cargo de Defensor de los Habitantes solo para encontrarme la respuesta pasiva de gente interesada en mantener el “status quo” (generalmente la parte perversa de este) en el sentido de que el nombramiento de Roberto Mora “no conviene”.

 

A usted le conviene nombrarlo como su asesor y darle oportunidad de que le formule propuestas para su acción y ejecución; a la institución le resultará excesivamente eficaz el empeño de Roberto en once meses y para la “salud pública” ello será un enorme aliciente de lo que se puede lograr cuando se quiere.

 

Espero que usted quiera, doctor Llorca.

 

Quedo a sus órdenes.

 

Rodrigo Alberto Carazo Z.

 

A %d blogueros les gusta esto: