1771766897_villaltamariaeugeniadra47

 

Estimado señor Magistrado Lic Fernando Cruz Castro, de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Aprovecho para enviarle un cordial saludo.

Con el mayor de los respetos, me dirijo a Usted con el afán de tratar de ordenar mis ideas, en cuanto a un caso muy particular, en el que Usted como Presidente a.i de la Sala Cuarta, en compañía de seis Magistrados (as) dictan la siguiente resolución:

Exp: 16-001068-0007-CO

Res.N° 2016004369

“Por tanto:

(…) Asimismo, se ordena a María Eugenia Villalta Bonilla, en su calidad de gerente médica de la Caja Costarricense de Seguro Social, o a quien ocupe su cargo, realizar las gestiones correspondientes para que dentro del plazo de DIEZ DÍAS, contado a partir de la notificación de esta sentencia, la amparada sea ubicada en un centro médico en el que pueda ejercer las funciones atinentes a su puesto como cardióloga, en las mismas condiciones en que lo venía haciendo en el nosocomio en el que se encontraba antes de ser reubicada, de forma tal que no se incurra en los hechos que dieron lugar a esta declaratoria, ni en un ius variandi abusivo. Se advierte a los recurridos, o a quienes ocupen sus cargos, que de conformidad con lo establecido por el artículo 71 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional se impondrá prisión de tres meses a dos años o de veinte a sesenta días multa, a quien recibiere una orden que deba cumplir o hacer cumplir, dictada dentro de un recurso de amparo y no la cumpliere o no la hiciere cumplir, siempre que el delito no esté más gravemente penado (…)

 

Así las cosas y hasta donde el suscrito interpreta, las resoluciones de la Sala IV, se convierten en un mandato de acatamiento obligatorio.

Ahora bien, cuál es el motivo por el cual, la Doctora María Eugenia Villalta Bonilla, Gerente Médica de la Caja Costarricense de Seguro Social de manera repetida, se rehúsa al acatamiento de una Sentencia de la Corte Suprema de Justicia.

Algunos puntos concretos:

En la Sentencia se le previene a la Doctora Villalta Bonilla, que bajo pena de cárcel o multa no vuelva a caer en las acciones que propiciaron la condenatoria con un IUS VARIANDI ABUSIVO en contra de la Dra Sofía Bogantes Ledezma.

A pesar de ese mandato y en un clarísimo desacato a la Sala IV, la Dra Villalta Bonilla se burla del mismo, enviando a la Dra Sofía Bogantes Ledezma a laborar al Hospital de Alajuela, que queda a 15 Km del Hospital México, nosocomio donde ella laboraba.

La normativa indica, que no puede ser a más de 10Km, en este caso específico del Hospital México.

La Dra María Eugenia Villalta Bonilla, de manera jocosa indica que éste error se dio por “un pequeño error aritmético”

Ante este pequeño y minúsculo error aritmético, la Dra Villalta Bonilla decide enviar a laborar a la Dra Bogantes Ledezma al Hospital San Juan de Dios, donde dicho sea de paso, ya existe una Jefatura de Cardiología, la cual ocupa el Doctor Jorge Arauz Chavarría.

La Dra Villalta Bonilla, conoce de sobra sobre esta situación, ya que según la normativa vigente indica que la duplicidad de funciones es ilegal y está tipificada como tal en al menos 10 leyes de nuestro Ordenamiento Jurídico, como en la Ley General de Administración Pública, el Estatuto del Registro Civil, la Ley de Administración Financiera, la Constitución Política en su artículo 11, en la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y, también en la Ley de Control Interno.

Como se puede denotar, el irrespeto por parte de la Dra María Eugenia Villalta Bonilla, Gerente Médica de la Caja Costarricense de Seguro Social, a una Resolución de la Sala Constitucional, es constante e irreverente y, por supuesto una falta enorme a nuestro ordenamiento jurídico y, ni que decir contra los costarricenses de este hermoso país.

Con estas acciones de la Dra Villalta Bonilla, se desquita contra la Dra Sofía Bogantes Ledezma por su valiente denuncia pública, contra sus superiores donde involucra hasta la Junta Directiva de la Institución por la muerte de más de 160 personas en Cardiología del Hospital México.

Ahora bien don Fernando, la Doctora Sofía Bogantes Ledezma, sigue ganando su sueldo de Jefetura en Cardiología, sin desempeñarse como tal en ningún hospital del Área Metropolitana, no por su antojo, sino porque la Dra Villalta Bonilla así lo desea, a pesar de la inmensa necesidad de especialistas en esta rama.

1.-  Con las acciones meramente personales de la Dra Villalta Bonilla contra la Dra Bogantes Ledezma, la HACIENDA PÚBLICA está sufriendo un despilfarro de los FONDOS PÚBLICOS, sobre todo por no acatar una SENTENCIA de la Sala IV. ¿Qué acciones puedo tomar como ciudadano que se ve afectado por la desobediencia de un funcionario público contra dicha resolución?

2.-  ¿Qué acciones debe de tomar la Sala Constituciones contra el desacato de su mandato?  Si necesitan de una denuncia pública, le pido tomar ésta como tal para proceder de forma inmediata contra la Dra María Eugenia Villalta Bonilla, para que reciba todo el peso de la Ley.

3.-  ¿Se podría interpretar que la Ley y sus mandatos no cobijan a las altas jerarquías de la Administración Pública?

4.-  ¿Cree Usted y sus compañeros Magistrados (as) esto se podría interpretar como un buen ejemplo para los costarricenses labriegos y sencillos que trabajamos el día a día con el sudor de nuestra frente para sacar adelante a nuestras familias y a nuestro país?

5.-  La Doctora Ileana Balmaceda Arias, Directora Médica del Hospital San Juan de Dios, envió a su superiora la Dra Villalta Bonilla, con oficio DG-3025-2016 del 10 de Mayo del presente año, nota sobre el TRASLADO DRA SOFÍA BOGANTES LEDEZMA, donde le indica que “no obstante lo anterior, ésta Gerencia aclara en lo sucesivo que si bien la funcionaria deberá desempeñarse en el perfil de profesional del ámbito de Cardiología y al ya existir una Jefatura debidamente nombrada en ese Servicio, las funciones asignadas a dicha profesional, serán en coadyuvancia a misma.

(…) decisión que obedeced a prorrogar la medida cautelar impuesta en su momento manteniendo por supuesto el respeto a sus derechos laborales, lo que no debe interpretarse en modo alguno, que ejercerá en condición de Jefatura, o que deberá fungir como una jefatura paralela, por cuanto legalmente no es procedente”…

Quiere decir todo lo antes expuesto, señor Magistrado, que la Dra María Eugenia Villalta Bonilla, seguirá en este ir y venir con la Dra Bogantes Ledezma, en clara desobediencia y desacato a nuestro Ordenamiento Jurídico, con gastos innecesarios a la hacienda pública por puro capricho, ya que el deber de la Caja Costarricense de Seguro Social y sus superiores, debe ser reinstalarla en su puesto en el Hospital México en la Jefatura de Cardiología.

Le agradeceré, si le es posible, contestarme estas respetuosas preguntas, para actuar como ciudadano y, como corresponda.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

6 de Junio de 2016

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: