CORRUPCIÓN

 

Estimada señora Presidenta Ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social, Doctora María del Rocío Sáenz Madrigal.

Acudo a Usted de manera respetuosa, pero enérgica, para hacer una nueva denuncia de los supuestos ACTOS DE CORRUPCIÓN por parte de la Administración de la Dirección Regional Central de Sucursales.

En aquellos años del 2004, fungía como Gerente Financiero de la Caja el “señor” José Alberto Acuña Ulate, mismo que hacía y deshacía en la Institución a su antojo, o sea, tenía todo el poder y, sobre todo, el respaldo de los diferentes Presidentes Ejecutivos para ejercer su mando y autoridad sobre toda la Institución.

Así las cosas, el señor Acuña Ulate, nombró como su asistente personal a la señora María del Pilar San Silvestre San Martín, en la Gerencia Financiera y ésta, aprovechándose de su posición, interfiere ante su Gerente (Acuña Ulate), para que nombre a su esposo -en un clarísimo tráfico de influencias y sin concurso alguno-, Alfredo Antonio Vindas Evans como Director de la Región Central de Sucursales, puesto que fue y está, bajo el mando directo de la Gerencia Financiera de la Institución.

Por supuesto, si el jefe superior inmediato de Vindas Evans era el Lic Acuña Ulate y, su asesora personal, su esposa la señora San Silvestre San Martín, existió y existe a la fecha, un CONFLICTO DE INTERESES, ya que doña María del Pilar sigue en su puesto de Asistente personal de la Gerencia Financiera (Gustavo Picado Chacón actual Gerente), y su esposo don Alfredo Vindas Evans es subordinado inmediato de la Gerencia Financiera.

Cabe recordar señora Sáenz Madrigal, que los esposos Vindas-San Silvestre, interpusieron en el año 1990, un proceso ordinario ante el Juzgado Segundo de Trabajo contra la Caja Costarricense de Seguro Social que entre otros indica:

“ …….todos mayores, funcionarios en grado de Jefatura al servicio de la Caja Costarricense de Seguro Social, vecinos de San José, contra la CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL, representada por Edwin Enrique Arias Jiménez, mayor, casado, Abogado, vecino de Cartago.

RESULTANDO:

      1.-  Los actores, en escrito presentado a las catorce horas cuarenta minutos del primero de noviembre de mil novecientos noventa, solicitan que en sentencia se obligue a la demandada a: “1.- De conformidad con los artículos 33 y 57 de la Constitución Política de la República, la CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL, debe equiparar a los suscritos demandantes, a los mismos derechos, privilegios y obligaciones conferidos a los jefes de sección de carácter no profesional, y por tanto acordará en favor de cada uno de los suscritos, un incremento a título de dedicación exclusiva no profesional, del orden del cuarenta y cinco por ciento sobre el salario base de cada uno. Que el aumento por el concepto explicado se incrementará a los suscritos, en el mismo porcentaje que se llegare a acordar a los demás funcionarios que ya disfrutan del mismo, en el futuro…………” 

A pesar de ello y con el músculo desarrollado por sus influencias, el Director Regional Central de Sucursales, (UNGIDO Alfredo Vindas Evans), opera, tal cual su empresa privada, dicha dependencia de la Caja, hasta entonces.

Entre el 2007 y 2008 entre el señor Manuel Francisco Ugalde Brenes (Ex Gerente Financiero) y el señor Vindas Evans, proceden a crear 50 plazas de personal para el Programa de Gestión Cobratoria (PECG), el Programa Estratégico de Cobertura de Inspección (PRECIN) y Programa de Pensiones. (Programas que han sido un total fracaso y costos muy onerosos para la Institución)

La mayoría de estas plazas, se llenaron con personal que no reunía los requisitos académicos para dichos puestos o sea a dedo.

Por supuesto, para el “señor” Alfredo Vindas Evans, el tener a su cargo a estos 50 funcionarios nuevos, representó un PLUS bastante abultado para sus ingresos (salario) mensual.

Desde hace ya bastantes años, su Asistente Personal en la Dirección Regional de Sucursales, ha sido la Licda Yolanda Valverde, misma que por sus influencias pasó de ser Jefe del Área de Gestión Técnica Regional  hasta Jefe del Dirección Regional, por ello, siempre ha hecho de las suyas a vista y paciencia del señor Vindas Evans.

Como secretaria del Señor Vindas Evans, estaba la señora Hazel Barrantes, misma que ostentaba una plaza en propiedad de Técnico en Administración 5 de la Dirección Regional Central de Sucursales y, por cosas de la vida, en el año 2009, el señor Vindas Evans la nombra (a dedo) en la plaza de Inspector de Leyes y Reglamentos 3 en la Sucursal de Ciudad Colón, para quitársela de encima ya que tenía problemas personales muy serios con ella.

La señora Barrantes no formaba parte del Registro o Bolsa de Trabajo de esta última Sucursal, por lo que no procedía dicho nombramiento de acuerdo a los estatutos institucionales.

¡Otra casualidad doña María del Rocío! Resulta que a partir del 20 de octubre del año en curso, la señora Hazel Barrantes (amiga del señor Vindas Evans), quedará nombrada en la plaza de Administradora de la Sucursal de Ciudad Colón.

Esta y muchas irregularidades más, fueron denunciadas ante la Unión Nacional de Empleados de la CCSS (UNDECA), quién a su vez, hizo la respetiva denuncia ante la Junta Directiva el 11 de Febrero del 2014.

También fue notificado de la misma, en fecha 17 de febrero del 2014, el señor Gustavo Picado Chacón, Gerente Financiero de la Caja y, a su vez, jefe inmediato superior de Alfredo Vindas Evans, (esposo de su asistente), sobre los presuntos actos de corrupción en la Dirección Regional Central de Sucursales.   (Oficios N° 8694-18-14, GF-21.680, GF-22-186 y GF22.843)

En fecha 2 de Abril del año en curso, con oficio N° DE-019-02-2014 el Auditor Interno de la Caja, señor Jorge Arturo Hernández Castañeda, contesta al señor Carlos Báez Sosa de UNDECA, que con relación a esta denuncia de supuesta corrupción por parte de la jefatura del la Dirección Regional Central de Sucursales, se le asigna al Lic Jesús Valerio Ramírez, Jefe de la Sub área de Fiscalización Operativa de Región Sur el caso para lo que corresponda.

Doctora Sáenz Madrigal, le agradeceré de manera respetuosa, se ocupe de manera personal de este asunto, ya que por tratarse de actores cubiertos por la mano divina de las altas jerarquías y, ungidos del Olimpo de la Caja, es de suponer, que la misma no pasará a más.  (MANO PELUDA)

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

3 de Setiembre de 2014

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: