Leonor Isabel Antillón Sargent

 

 

 

 

 

El martes 22 de Octubre del año en curso, leí en Opinión del Diario Extra, un artículo de mi querida y estimada amiga, Licenciada en Derecho Leonor Isabel Antillón Sargent.

http://www.diarioextra.com/Dnew/noticiaDetalle/216700#.Umam-mN_u1E.email

Me parece muy atinado, sobre todo por las calamidades que estamos pasando los ciudadanos de este hermoso País (EL SOBERANO).

Se los comparto.

De democracia a corruptocracia

Sus efectos se pasean por todo lado, arrasan con natura, abren huecos y tumban puentes en las vías de todo el país, deterioran sistemas de salud, de agua, electricidad, telefonía fija y celular, y hasta nos afecta los servicios de internet.

Sin darnos cuenta, a los ticos nos invadió la corruptocracia, fue así como en vez de aquello de que “billetera mata galán” en Costa Rica corruptocracia mató democracia.
La tenemos instaurada a todo nivel, con flamante división de clases, porque tenemos corruptos de clase baja, media, media alta y alta, además de muchísimos personajes importados que se pasean como grandes inversionistas, concejeros internacionales, concesionarios salvadores y hasta comerciantes de sustancias non gratas, todos al margen de la ley y bien protegidos.
También la corruptocracia invadió los tres poderes, relucen también cotidianamente los escándalos que salen, se olvidan y regresan aumentados en gente del poder ejecutivo, el legislativo y hasta el judicial, y en todos los servicios públicos y, por supuesto, a falta de empleos dignos y honestos surgen variopintos y profusos sistemas de generar “trabajos para mantener la corruptocracia”. ¿Quién dijo que aumentó el desempleo en este mundo del inefable TLC?
Sus efectos se pasean por todo lado, arrasan con natura, abren huecos y tumban puentes en las vías de todo el país, deterioran sistemas de salud, de agua, electricidad, telefonía fija y celular, y hasta nos afecta los servicios de internet.
Ni qué decir de los programas de educación y de formación de valores: ya se abre camino en las redes sociales el diseño del nuevo escudo patrio, que entre sus dos montañas ostenta ahora un puente Beilley.
Son tan novedosos y fuertes los acontecimientos escandalosos que nos suceden, que el asombro no nos deja asimilar el que se va para enfrentar el que viene.
Y mientras tanto, ahora sí, todos ponemos nuestra cuota de colaboración, y los que no somos parte de esta corruptocracia somos los tributarios de su mantenimiento y sufrimos cotidianamente los colapsos viales, las colas infinitas de la Sabana y otros lugares del centro, allí vamos tolerantes y enojados, resignados e indignados, rogando por que no aparezca en cualquier parte otro hundimiento, puente caído o choque de desesperados que no pueden llegar adónde iban, porque en este país ya nadie sabe para dónde va.
Y suben los impuestos, los precios al consumidor incontrolados, los tiempos invertidos, el costo de la vida que se nos va en la cotidiana sorpresa del escándalo inesperado.
Y lo grave de todo esto es qu e no podemos renunciar a la corruptocracia, como lo haría cualquier candidato presidencial del momento.
Nos queda entonces la solución de que si estamos aprendiendo a usar la paciencia y tolerancia ahora, en febrero debemos aplicar el coraje de no volver a elegir m{as corruptocracia.
A ver si entonces democracia mata corruptocracia.
*Abogada

 

A %d blogueros les gusta esto: