CCSSEstimada  Doctora Ileana Balmaceda Arias, Presidenta Ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social.

De la manera más atenta y respetuosa le envío un cordial saludo y aprovecho la oportunidad para denunciar nuevamente la alcahuetería y complacencia de algunos jerarcas de la Caja que, aunque tienen poder suficiente para actuar, no lo hacen.

En días recientes denuncié que la empresa de SEGURIDAD Y VIGILANCIA CAMARIAS SVC, S.A. cédula jurídica N° 3-101-565664 y SEGURIDAD CAMARIAS, S.A. cédula jurídica N° 3-101-124844 a pesar de tener deudas millonarias con nuestra Seguridad Social, estaban contratadas por el Hospital de Cartago.

Así las cosas, a la fecha estas adeudan la suma de 140.077.446.02.

Doña Ileana, esta empresa brinda los servicios de Seguridad en el Área de Laboratorio de Productos Farmacéuticos de la Caja y su jefe el Ing Oscar Ortiz Brenes de manera amañada, no ha querido cumplir con su deber de prescindir de sus servicios, además de solicitar al departamento correspondiente el congelamiento de los cheques pendientes de pago a esta empresa.

Ahora bien señora Balmaceda, si Usted como jerarca superior de los trabajadores de la Institución no pone coto a esta corrupción, no entiendo como nuestra Presidenta doña Laura Chinchilla Miranda la nombra a Usted como única salvadora de la Caja.

Creo, que sin quitarle los méritos que pueda tener por hacer un esfuerzo para hacer realidad que con “una varita mágica nos salvo la Caja”,  con situaciones como estas, se le está derrumbando todo el castillo de naipes.

La Insto a que de manera inmediata llame a cuenta al Ing Ortiz Brenes y si procede, se le abra un órgano director ya que a pesar de estar al tanto del asunto no ha querido actuar, claro está, porque sabe que en la Caja no se le pedirán cuentas.

De igual forma, el Ing Ovidio Murillo Valerio Director de la Dirección de Producción Industrial de la CCSS se ha hecho de la vista gorda.

El artículo 19 de la Ley Constitutiva de la Caja es clarísimo:

Artículo 19.- Los miembros de la Junta Directiva, los gerentes de División y el resto del personal de la Caja que, por dolo o por culpa grave, ejecuten o permitan la ejecución de operaciones contrarias a la presente ley o sus reglamentos, responderán con sus bienes por las pérdidas que tales operaciones irroguen a la institución, sin perjuicio de la responsabilidad penal consiguiente.

Por último, le ruego envíe una nota a todas las dependencias de la Caja de todo el país, con el fin de que cada jerarca se responsabilice de manera personal por situaciones como estas.  La Caja como tal, es la que en primera instancia tiene que apegarse estrictamente a la normativa vigente tal y como ya lo hacen responsablemente, otras Instituciones del Estado.

No puede ser que en todas las Instancias de la Caja, “SE LES OLVIDE CUMPLIR CON ESTA NORMA”  por supuesto que por conveniencia.

 

Atentamente;

 

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

29 de Agosto de 2013

http://robertomorasalazar.ticoblogger.com/

A %d blogueros les gusta esto: