Gestión de cobro ineficiente en la CCSS

 

 

 

 

 

 

 

http://periodico.nacion.com/doc/nacion/la_nacion-19abril2012/2012041901/?key=3d95bcb82fc2cdd0ac9ae44a07e9d447#32

Las manifestaciones del director de Cobros sobre mi labor demuestran mezquindad

Roberto Mora Salazar Cobrador de la CCSS 12:00 a.m. 19/04/2012

En respuesta al artículo “Meritoria gestión cobratoria en la Caja” (Foro, La Nación, 17/04/2012): efectivamente, he recobrado más de ¢22.000 millones a la Caja al cabo de largos 10 años, haciendo una labor que justamente le atañe al director de Cobros, Luis Diego Calderón. Su sueldo, al igual que el de su equipo de trabajo, es precisamente la retribución con la que la institución les paga a fin de que realicen eficientemente su trabajo. Sin embargo, a lo largo de estos años, esos sueldos no reflejan la labor, ya que esta es y ha sido poco eficiente y ni qué decir de la complacencia para con los patronos morosos. No lo digo yo, lo dicen muchos técnicos y especialistas en la materia y además este precisamente ha sido uno de los problemas que tiene a esta institución en crisis. Lo que resulta increíble, es que el director de Cobros esté bien pagado, con todo un departamento a su servicio, tanto de técnicos como de profesionales, con un departamento legal, y toda la documentación a su disposición; a la fecha, se le adeudan a la Caja más de ¢160.000 millones.

Por cierto, si a don Luis Diego Calderón le es posible me consigue un escritorio en cualquier rinconcito del Departamento de Cobros y en igualdad de condiciones vamos a ver cuál cobra más; por supuesto, de forma ad honórem, no se preocupe.

Falta de controles. De él es sabido que justamente hace 11 años la Caja no tenía controles ni estadísticas de cobro, simplemente este tema estaba al garete. Su Departamento empieza a preocuparse a partir de mis denuncias ante el Ministerio Público por incumplimiento de deberes.

Los jerarcas de la CCSS (Junta Directiva) en complicidad con los grandes políticos empresarios siempre me han negado la información requerida para actuar, la misma la tengo que conseguir por medio de diputados de diferentes fracciones, ya que siempre me sacan a relucir los artículos 20 y 63 de la Ley Constitutiva “confidencialidad” de los desvergonzados que le adeudan miles de millones a la Institución. La Caja encubre deliberadamente a los que le deben.

Claro, ciertos datos los obtengo de la Caja, pero no porque usted me los quiera proporcionar, sino porque el artículo 74 de dicha Ley obliga a la Caja a proporcionarlo.

El 1.° de diciembre del 2006, la Sala Cuarta declara con lugar el recurso de amparo interpuesto por un servidor contra la Caja, ya que ni siquiera podían tener al día la página web. Resolución 17511-06INFORMACIÓN DESACTUALIZADA EN LA CCSS. Cabe mencionar, que para encubrir aún más a estos malos ciudadanos (morosos), su departamento elimina de la página web el número de cuotas pendientes de pago; ello, con el fin de que no quede evidencia alguna de los años de morosidad.

Por favor, don Luis Diego, seamos más serios, no me diga que la Caja trata a los morosos “sin distinción alguna, y que se aplican los mecanismos establecidos por la legislación vigente” ¡A todos por igual! “La Caja desde los primeros días de mora ejecuta las acciones necesarias para la recuperación de las deudas”.Estos estribillos, ni más ni menos nos deja en claro a la ciudadanía y a los asegurados su total incapacidad, ya que cuando notamos la cantidad de años de morosidad de estos señorones que le adeudan a la Caja, se demuestra que su Departamento seguro vive en otro mundo distinto de este planeta

Esto quiere decir, entonces, que los intocables político-empresarios que adeudan cientos de millones –de hasta 10 años– que están simplemente en espera de que sus deudas con nuestra Benemérita Institución caduquen, son tratados de igual forma que el pobre pulpero que se atrasó dos meses y le cierran el negocio. Por supuesto, a estos sí se les aplica la legislación vigente. Claro, con estos no hay problema porque no son contribuyentes de campaña. Entonces, aquí sí demuestra cómo trabajan y aplican la Ley. Cómo puede ser posible que la Caja, con sus 50.000 trabajadores y el director de Cobros con un número bastante numeroso de ellos en su Departamento, espere a que Roberto Mora lleve a cabo los estudios en el Registro Público para demostrar los Grupos de Interés Económico (responsabilidad solidaria artículo 51 de la Ley Constitutiva) en que se encuentran muchos de estos patronos, que cierran y abren empresas, para evadir el pago con la Institución, y esto en sus propias narices.

Flaca memoria. Lleva don Luis Diego razón en cuanto a que en el 2004 la Junta Directiva acuerda hacer pública la lista de morosos, pero su flaca memoria no le permite hacer mención de las innumerables notas enviadas a esa Junta Directiva por el suscrito para que se diera esta situación.

Sus manifestaciones sobre mi labor solo demuestran mezquindad de su parte, cuando debería, dejando atrás sus celos profesionales, hacer frente común con aquellos ciudadanos que, como el suscrito, solo buscan salvar a nuestra querida institución del la debacle en que la han metido.

Indica que la Caja lleva a cabo la gestión de cobro ante los Tribunales. Por supuesto, esa ha sido la tónica de siempre, su Departamento los denuncia ante estos y se olvidan del asunto, tan así es que en estudios realizados se ha podido comprobar que en los últimos 10 años, el 80% de los casos presentados ante los juzgados están en total estado de abandono, la mayoría están prescritos e incobrables.

¿Y qué tiene que decir sobre esto?

 

Meritoria gestión cobratoria en la CCSS

http://periodico.nacion.com/doc/nacion/la_nacion-17abril2012/2012041701/?key=3d95bcb82fc2cdd0ac9ae44a07e9d447#28

El reportaje no citó los logros de la CCSS para cobrar las cuotas obrero-patronales

Luis Diego Calderón Director de Cobros CCSS 12:00 a.m. 17/04/2012

En la edición del pasado 15 de abril del periódico La Nación, se publicó una nota en la que hace referencia a que don Roberto Mora Salazar (persona que no está en la planilla de la CCSS) es “el mejor cobrador de la CCSS”. Incluso, se citan datos de recuperación de ¢22.000 millones, de su gestión en los últimos 11 años. Si bien es cierto hemos reconocido que la exposición pública de deudores que hace don Roberto, en algunos casos, origina el pago de la deuda, nos parece justo y muy importante aclarar lo siguiente:

Don Roberto se nutre de la información, de acceso público, que proporciona la propia Caja en su página web sobre la condición de los patronos y trabajadores independientes (https://sfa.ccss.sa.cr/moroso/), asimismo de la lista de morosos que nosotros le suministramos cada vez que la solicita.

El trabajo que se ejecuta en la Caja para cobrar consiste en aplicar a todos los morosos, sin distinción alguna, los mecanismos establecidos en la legislación vigente para recuperar los adeudos. Precisamente, en aras de la transparencia y para que sea del dominio público, en el año 2004, la Junta Directiva de la Caja acordó hacer pública la lista de morosos a aquellas personas que deseen solicitarla, asimismo, ordenó que se pusiera en su página web la consulta de morosidad mencionada.

En los casos de deudas cuantiosas que ha denunciado don Roberto, al momento de hacer sus denuncias, la Caja ya ha realizado las gestiones administrativas y judiciales (penales y civiles para recuperar las deudas). La Caja desde los primeros días de mora ejecuta las acciones necesarias para la recuperación de las deudas.

En la gran mayoría de los casos, de sumas importantes que ha denunciado don Roberto, la recuperación se da por las acciones ejecutadas por la institución. Se da por uno o varios cierres de negocios, por la imposibilidad de la persona física o jurídica de efectuar algún trámite o contratación con la administración pública, o como en muchos casos, por haberse llegado a un arreglo de pago o convenio con la institución.

Datos omitidos. En nota periodística, se omite la opinión de la Caja y cifras sobre sus resultados de la gestión cobratoria. La Caja tiene una recuperación del 99% de lo que se factura por cuotas obrero patronales. Solo en un año, el 2010, la Caja recuperó la suma ¢179,686 millones, por el centro de llamadas se hacen 175,000 contactos telefónicos anualmente, el 88% de la cartera está en cobro judicial, se tramitan anualmente cerca de 4,500 procedimientos de cierres de negocios y se mantiene un contacto continuo y vigilante con las instituciones públicas, con el fin de que verifiquen, para una serie de trámites, que las personas estén inscritas y al día con la Caja, como establece la ley.

No citar los esfuerzos y logros que hace la institución para cobrar las cuotas obrero-patronales genera una opinión alejada de una verdad que puede comprobarse con las estadísticas que han sido verificadas por entes externos como la Defensoría de los Habitantes y la Contraloría General de la República. Es desconocer la labor de un grupo de profesionales y técnicos que, día a día y a lo largo y ancho del país, trabajan en las 72 sucursales y agencias que tiene la Caja, para obtener buenos resultados en la gestión cobratoria.

A %d blogueros les gusta esto: