Doña Ileana Balmaceda Arias, Presidenta Ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social.
Tenga Usted muy buenos días.
El motivo de la presente, es con el fin de solicitarle aclaración de un tema que realmente me tiene preocupado.
El artículo 44 de la Ley Constitutiva de la Caja, en su inciso c) dice:
Artículo 44:
Será sancionado con multa de cinco salarios base quien no incluya, en las planillas respectivas, a uno o varios de sus trabajadores o incurra en falsedades en cuanto al monto de sus salarios, remuneraciones, ingresos netos o la información que sirva para calcular el monto de sus contribuciones a la seguridad social.
De existir morosidad patronal comprobada o no haber sido asegurado oportunamente el trabajador, el patrono responderá íntegramente ante la Caja por todas las prestaciones y los beneficios otorgados a los trabajadores en aplicación de esta ley. En la misma forma responderán quienes se dediquen a actividades por cuenta propia o no asalariada, cuando se encuentren en estas mismas situaciones. Sin perjuicio de lo dicho en el párrafo anterior, la Caja estará obligada a otorgar la pensión y proceder directamente contra los patronos responsables, para reclamar el monto de la pensión y los daños y perjuicios causados a la Institución. El hecho de que no se hayan deducidos las cuotas del trabajador no exime de responsabilidad a los patronos. La acción para reclamar el monto de la pensión es imprescriptible e independiente de aquella que se establezca para demandar el reintegro de las cuotas atrasadas y otros daños y perjuicios ocasionados.
Ahora bien, si analizamos los deberes y obligaciones de los personeros de la Caja podemos determinar:
1.     La Caja como tal es la responsable de saber cobrar los respectivos montos a los patronos.  Así lo indica el artículo 20 de la Ley Constitutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social: 
Artículo 20.- Habrá un cuerpo de inspectores encargado de velar por el cumplimiento de esta ley y sus reglamentos. Para tal propósito, los inspectores tendrán carácter de autoridades, con los deberes y las atribuciones señalados en los artículos 89 y 94 de la Ley Orgánica del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Para los efectos de esta ley, el Director del Departamento de Inspección de la Caja tendrá la facultad de solicitar por escrito, a la Tributación y a cualquier otra oficina pública, la información contenida en las declaraciones, los informes y los balances y sus anexos sobre salarios, remuneraciones e ingresos, pagados o recibidos por los asegurados, a quienes se les podrá recibir declaración jurada sobre los hechos investigados. (…)
 
2.   Tiene no solo el amparo de la Ley para hacer efectivo el cobro, sino que está obligada a realizarlo.
 
Artículo 3.- Las coberturas del Seguro Social -y el ingreso al mismo- son obligatorias para
todos los trabajadores manuales e intelectuales que perciban sueldo o salario. El monto de las cuotas que por esta ley se deban pagar, se calculará sobre el total de las  remuneraciones que bajo cualquier denominación se paguen, con motivo o derivados de la relación obrero- patronal.
 
Artículo 30.- Los patronos, al pagar el salario o sueldo a sus trabajadores, les deducirán las cuotas que estos deban satisfacer y entregarán a la Caja el monto de las mismas, en el tiempo y forma que determine la Junta Directiva.
 
El patrono que no cumpla con la obligación que establece el párrafo anterior, responderá personalmente por el pago de dichas cuotas. (…)
 
Queda totalmente claro ante estos puntos, que el patrono es el que por Ley debe deducir de los salarios de sus trabajadores el porcentaje que indica la legislación.
El trabajador tiene a partir del momento que empieza a laborar, el derecho a que se le atienda a él y a su familia en los centros de salud de la Caja, ya que desde que empieza a laborar, por obligación del patrono tiene que ser reportado ante la Institución y además, a partir de ese momento empieza a cotizar al régimen y por supuesto, para su pensión.
Entramos a un punto bastante álgido, la Caja como tal, es incompetente e inepta para llevar a cabo el cobro al sector patronal, nunca ha sabido hacerlo, no lo dice el suscrito, los números en rojo y el monto por cobrar pendiente a la fecha me dan crédito (₡160 mil millones).  Siempre he insistido que a la Caja hay que quitarle esta obligación ya que desde su creación ha demostrado su total incapacidad para hacerlo.  Hay que privatizar el cobro para que haya eficiencia.
Resulta que éste trabajador llega el momento que se pensiona, su patrono no ha pagado a la Caja, ni las cuotas obreras y mucho menos las patronales.
De acuerdo a estudios realizados, a ningún patrono moroso o inactivo se le ha cobrado la pensión que se le otorga al trabajador, quiere decir esto, que la que hace frente a estos millonarios gastos mes a mes hasta que el trabajador fallece, es nuestra Benemérita Institución.
De nuevo hago mención de lo que indica el artículo 44: la Caja estará obligada a otorgar la pensión y proceder directamente contra los patronos responsables, para reclamar el monto de la pensión y los daños y perjuicios causados a la Institución
La acción para reclamar el monto de la pensión es imprescriptible e independiente de aquella que se establezca para demandar el reintegro de las cuotas atrasadas y otros daños y perjuicios ocasionados.
Siendo así lo que indica la Ley y a sabiendas de las obligaciones que tienen los Jerarcas de la Institución, le solicito respetuosamente me ponga al tanto y por supuesto con documentación que respalde las explicaciones del porqué la Institución por irresponsabilidad ya sea de las Gerencias respectivas o por la Junta Directiva, no ha hecho valer la Ley como corresponde. 
 
Atentamente;
 
Roberto Mora Salazar
Céd: 1-396-099
Cel: 8340-4504
Correo electrónico: [email protected]
12 de Enero del 2012

A %d blogueros les gusta esto: