GERENTE ADMINISTRATIVO DE LA CCSS, LIC.ALBERTO ACUÑA ULATE: ¿DIABLO REPARTIENDO ESCAPULARIOS?
Indigna  a los(as)  trabajadores(as)  de la CCSS que el Lic. Alberto Acuña Ulate, Gerente Administrativo, cuestione la legalidad de la huelga de la CCSS,  cuando lo primero que debe hacer es rendir cuentas a los trabajadores y asegurados  sobre el presunto delito que cometió cuando fue Gerente de Pensiones, dañando aparentemente el patrimonio del fondo de pensiones de IVM que pertenece a todos los trabajadores.
Compañeros(as) trabajadores(as): No permitamos que el Lic. Acuña Ulate nos ofenda más con sus prédicas sobre “legalidad”.  ¡Exijamos a la Junta Directiva que lo separe del cargo de Gerente mientras la Auditoría Interna concluye la investigación  y, por supuesto,  que no forme parte  del equipo que negocia con la fuerza sindical¡  La Junta Directiva debe demostrar al país que realmente desea resolver los problemas de la CCSS.
Detalles del presunto acto de corrupción del Lic. Alberto Acuña en nota adjunta.

• José Alberto Acuña Ulate tiene hasta una hija

GERENTE DE LA CAJA LE DA CASA A SU AMANTE SECRETARIA

Ariel Chaves González
[email protected]
Fotos: Randall Sandoval
y achivo

Otro escándalo de faldas aparece en el propio seno del gobierno de la presidenta Laura Chinchilla, en este caso el guante le cae nada
menos que a José Alberto Acuña Ulate, gerente administrativo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), quien al parecer mantiene una relación afectiva con una secretaria de la institución de apellidos Oriarte Villegas de 40 años con quien incluso procreó una hija estando casado y cedió una casa propiedad de la institución para que ella vivi era junto a sus cuatro hijos incluyendo la de ambos. Este es el tercer escándalo de faldas en lo que va del año, tras los sobresaltos de Oscar Núñez, ex presidente ejecutivo de Acueductos y Alcantarillados (AYA) que se fue a México con una funcionaria de Tilarán de apellido Alfaro cuando ella tenía que ir a una capacitación en José Alberto Acuña Ulate. San José. Por lo anterior y tras informe de la  Procuraduría, Núñez renuncia. El otro igual de escandaloso, es el caso de Allan Flores, ministro de Turismo, quien despidió a su  amante periodista de apellido Castro por sospechar que mandó correos a su esposa  funcionaria de la Asamblea Legislativa para delatarlo por sus amoríos con varias
funcionarias de la institución. El tercero fue el caso de Álvaro Sojo Mendieta, viceministro de Trabajo y Seguridad Social, denunciado por un hombre de apellido Vallejos, quien le dio servicio de custodio. Igual el funcionario renunció a su puesto. Todos estos casos han sido publicados en forma exclusiva por DIARIO EXTRA, periódico de mayor venta Costa Rica.

EN 2005 LE “ALQUILA” LA CASA DE LA CAJA A SU AMANTE

DIARIO EXTRA investigó que Oriarte Villegas tiene una hija reconocida por Acuña Ulate de 11 años de edad (según consta en constancia del registro civil de medio tiene copia) y desde que este era gerente de pensiones de la propia Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). El enredo de faldas llevó a Acuña Ulate a incluso facilitarle una casa, propiedad de la institución y, según parece, le ayuda en su adquisición bajo la modalidad de remate, lo cual consta en contrato y escritura en poder de DIARIO EXTRA. En primera instancia, allá por el 2005 y mediante sesión 7925 del 20 de enero la Junta Directiva de la Caja aprueba dar en calidad de contrato
Comodato (un tipo de alquiler) una humilde casa a Oriarte Villegas para que viva con sus cuatro hijos incluyendo la hija del mismo Acuña Ulate, quien en ese momento era el jefe de pensiones con facultades de apoderado generalísimo sin límite de suma. En ese primer contrato Oriarte Villegas solo ocupaba la casa teniendo que reportar a la institución el pago de los servicios públicos cada mes.

“Corre por cuenta del comodatario el pago de los servicios de corriente eléctrica y agua. Los recibos cancelados de berán ser presentados mensualmente en el departamento de bienes e inmuebles, cita en el segundo piso del Edificio Jorge Debravo, avenida 8, calle 21, San José, de forma Mensual. En caso de no presentarlo será causa para dar terminado el presente contrato”, reza.

Algo extraño es que Oriarte Villegas en ese primer contrato no tiene poder sobre la casa solo tiene derecho a vivir con sus cuatro hijos. “Por tanto no se puede quitar ninguna parte propia del inmueble, aunque haya sido comprada e instalada después del crédito con la Caja o de haber firmado este contrato, en el caso que fuera comprobado la ausencia de alguna parte se seguirá proceso por
daños y perjuicios. Asimismo, se compromete a enseñar la casa en el momento que  salga a concurso público”.

EN 200 6 LE VENDE LA CASA A SU AMANTE

Para 2006 sigue el escándalo pues para esa fecha Oriarte Villegas logra un préstamo, al parecer con la misma institución, y compra la casa que el mismo funcionario le da por ¢12 300 000, lo curioso es que el que le vende la c asa es nada menos que su novio
José Alberto Acuña Ulate. Así lo confirma la escritura en poder de este periódico de 2006.

“José Alberto Acuña Ulate, mayor, casado una vez, economista, cédula de identidad…, vecino de San José, …. en su condición de Gerente Administrativo de la Caja Costarricense de Seguro Social, entidad pública con domicilio en San José, Avenida Segunda…con facultades de apoderado generalísimo sin límite de suma, personería inscrita en el Registro Público… da fe de su vigencia y .. . Uriarte Villegas, mayor, soltera, secretaria ejecutiva…El primero en su condición  dicha vende a la segunda quien acepta libre de impuestos y anotaciones”. Hoy en día ambos siguen siendo funcionarios de la institución, ella como secretaria y él como gerente administrativo de la Caja Costarricense de Seguro Social.

A %d blogueros les gusta esto: