Estimado señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia Lic Luis Paulino Mora Mora.
Después de un cordial saludo, procedo de la manera más respetuosa pero enérgica y firme, y con el derecho que me asiste como ciudadano respetuoso de la Leyes de nuestro país, a quejarme por los actos indebidos e irracionales de nuestros jueces que imparten justicia.   Le solicito a Usted como máximo jerarca del Poder Judicial y también a la CORTE PLENA, se tomen medidas urgentes e impostergables para frenar la barbaridad que acaba de ocurrir con la jueza que decide unilateralmente y sin pensar en los ciudadanos trabajadores y decentes de éste país, en darle a dos cuasi prófugos de la justicia y narcotraficantes casa por prisión.
No es necesario ser ningún letrado ni abogado para saber que lo ocurrido no solo es peligroso, sino una señal muy clara para los indeseables corruptos y narcotraficantes, para que crean que a Costa Rica se puede venir a delinquir a sabiendas que la Ley se acomoda a su antojo por unos cuantos dólares.
Pareciera no haber sido suficiente para la “señora” Jueza, el sacrificio a que fueron sometidos 16 rehenes de la Reforma y la muerte de uno de ellos por un grupo de reos de alta peligrosidad, que trataron de fugarse de la Reforma.
Con el arresto domiciliario dictado por la Jueza Jiménez Fernández para estos delincuentes, acción que a todas luces es algo sin sentido, fuera de toda lógica, está poniendo en una clara desventaja a policías que por fuerza tendrán que custodiarlos día y noche, y a una ciudadanía que se podrá ver involucrada en cualquier momento en acciones sumamente violentas al tratar de liberar a estos delincuentes para sacarlos del país.
Por supuesto, la señora Juez a la hora de analizar situaciones, pudo confirmar que es más fácil escapar de un complejo de apartamentos que de la Reforma.
Mi pregunta don Luis Paulino, ¿la Corte no está satisfecha con las muertes de la Reforma?   Por favor, Usted como jerarca de la Institución que debe impartir Justicia, tome inmediatamente las medidas necesarias para detener este horror.
Cabe recordar, ya que no es ningún secreto, que los narcotraficantes, sobre todo los de los carteles Méxicanos, no tienen ningún límite ni empacho para matar y hacer lo necesario para proteger a los suyos.
Lo más preocupante para el pueblo de Costa Rica es que los funcionarios judiciales que JURARON impartir justicia, se presten para seguir el juego a los delincuentes y narcotraficantes de la manera más descarada, sobre todo, conociendo cuales han sido sus actuaciones anteriores con éste tipo de delincuentes.
Señor Mora Mora, estamos hablando de un clamor popular, donde han opinado políticos sin distingos de color de bandera y de ilustres abogados, que con pleno conocimiento, al igual que el ciudadano común de nuestro medio, estamos viendo con terror, los movimientos y acciones sin precedentes en nuestro país que el narcotráfico se ha adueñado de conciencias en nuestras grandes esferas políticas, judiciales, económicas y empresariales, comprando conciencias, gracias a la inercia de nuestras autoridades.
Atentamente;
 
Roberto Mora Salazar
Céd: 1-396-099
Cel: 8340-4504
Correo electrónico: [email protected]
17 de Mayo del 2011

A %d blogueros les gusta esto: