Estimada señora Contralora General de la República doña Rocío Aguilar Montoya.

Después de expresarle un cordial saludo me presento ante Usted con el fin de solicitarle con el debido respeto se investigue lo siguiente:

El día de hoy en el periódico La Nación en su portada aparece un reportaje que indica: 

Interventora revela ‘mala gestión’ para resolver apelaciones

6.900 pobres llevan hasta seis años de espera por pensión

Casos estaban engavetados en sótano de Gerencia de Pensiones

La Gerencia de Pensiones de la CCSS ha acumulado, desde el año 2005, un total de 6.902 apelaciones presentadas por personas de escasos recursos, luego de que dicha oficina les rechazara una solicitud de pensión.

El 26 de este mismo mes en el mismo periódico sale otro reportaje que indica:

Entidad mantiene ociosas 57 propiedades valoradas en ¢1.370 millones

CCSS descuida viviendas y lotes que quitó a deudores

Interventora del IVM dice que bienes debieron venderse para reinvertir dinero

Algunas viviendas rematadas aún están habitadas por antiguos dueños

 

El 13 de julio del año 2009, el suscrito envió nota a la Junta Directiva de la Caja de ese entonces, haciendo incapié de los problemas que estaba arrastrando la Gerencia de Pensiones por decisiones llevadas a cabo por su antecesor Gerente José Alberto Acuña Ulate quién fue el autor responsable de muchos de los desaciertos de esa Gerencia

http://costaricahoy.info/nacionales/la-ccss-debe-ser-intervenida/19684/

Entre los comentarios hechos por su sucesor Miguel Pacheco quien no se puede declarar inocente ya que ha seguido la misma línea del señor Acuña Ulate, dijo:

 “El gerente de pensiones de la CCSS, Miguel Pacheco, admitió la validez de los cuestionamientos efectuados por la Superintendencia, pero alegó que el desorden es una situación heredada la administración anterior y que actualmente la CCSS está resolviendo esos problemas de registro y control en su cartera de créditos hipotecarios.”

En ésta misma nota solicité a la Junta Directiva:

“Sin lugar a dudas señores miembros de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social, ustedes cargan sobre sus espaldas gran responsabilidad, no es posible bajo ningún punto de vista, que la actual Junta Directiva nombrara al señor José Alberto Acuña Ulate quien desempeñó el cargo de Gerente de Pensiones desde el 2005 hasta el 2009- como Gerente Administrativo de esa Institución, cuando el actual Gerente de Pensiones, señor Miguel Pacheco achaca categóricamente que él heredó del señor Acuña Ulate ésta barbaridad.

Les acuerdo, que el señor Acuña Ulate también desempeñó el cargo de Gerente Financiero de la Caja de 1999 al 2005, donde de igual forma, demostró su total incapacidad para la recuperación de los adeudos con la Caja de los  morosos por concepto de cuotas obrero patronales.

Solicito respetuosamente, pero de una forma enérgica y contundente, suspendan de sus funciones a la mayor brevedad posible como Gerente Administrativo al señor José Alberto Acuña Ulate  hasta tanto se lleve a cabo una minuciosa investigación.

He aquí el porqué de forma reiterada sostengo que la Caja Costarricense de Seguro Social debe de ser intervenida a la mayor brevedad, ya que las inconsistencias e incapacidad de sus jerarcas así lo demuestran.

A pesar de que en la Administración anterior hubo amagos de intervención de la Caja al nombrar una Junta de Notables, para que investigaran tanta anomalía con los dineros de los asegurados sobre todo, por tratarse de un asunto de INTERES PUBLICO, nunca se tomó la determinación valiente para hacerlo.”

Como puede verse y notarse doña Rocío, el señor José Alberto Acuña Ulate, es y ha sido una pieza importantísima en la Caja Costarricense de Seguro Social para hacer y deshacer a su antojo, y los problemas que están aquejando en la Gerencia de Pensiones se vienen derivando desde su pésima gestión.  A pesar de todo ello, la Junta Directiva de aquel entonces a sabiendas de sus inconsistencias y barbaridades con el sistema de Pensiones de la manera más irresponsable decide nombrarlo como Gerente Administrativo de la Institución, donde con su gran poder señala y da órdenes a su antojo.

Por estas razones señora Contralora expongo ante Usted de la manera más respetuosa pero enérgica dicha denuncia, para que se investigue ya que la misma es de INTERES PUBLICO y los asegurados estamos en clarísima desventaja ante estos hechos.

Atentamente;

Roberto Mora Salazar

Céd: 1-396-099

Cel: 8340-4504

Correo electrónico: [email protected]

26 de Febrero de 2011

A %d blogueros les gusta esto: