CALDERON GUARDIAA raíz de los últimos acontecimientos, muy dolorosos por cierto, tenemos que reflexionar, ya que las cosas que se están dando no tienen ni pies ni cabeza.

El otro día, escuchaba a un ex – parlamentario quien muy atinadamente indicaba, que desde la resiente hecatombe de los Ex – Presidentes, ya en Costa Rica no se habla de corrupción.     O sea que ya cayeron los grandes,    ¡ ya es suficiente !

¿ Vamos a seguir permitiendo que nos sigan pisoteando ?

¿Que pasa? que ciertos funcionarios al llegar a altos puestos gubernamentales se  endiosan, se vuelven prepotentes, todo lo saben, actúan como si estuvieran en su propia empresa disponiendo de los fondos institucionales a su antojo y, sin responsabilidad alguna, creen que todo se lo merecen y en lo último que piensan es en el consumidor del producto, que en este caso que nos ocupa, es el labriego sencillo que al fin y al cabo se tiene que conformar con lo que le den.

Si distintas instituciones especializadas, hacen ver deficiencias y futuros problemas, que pueden ocasionar hasta la pérdida de vidas; con qué derecho un alto funcionario de la Caja se arroga el derecho de decir  sin fundamento y falto de calor humano que NO HAY PLATA.    Por favor, en manos de quién se están poniendo nuestras vidas y nuestras instituciones, cuando es clarísimo, que no tienen ni la mas remota idea de cómo administrar correctamente algo tan sagrado para los Costarricenses , como lo es nuestra benemérita Institución que es baluarte de la Seguridad Social de Costa Rica.       Claro que hay plata, el asunto es que la administran a su antojo.

Acaso estas personas, que en lo único que piensan es en satisfacer su ego y arrogancia no tienen algún asesor que les indique que puede salir mas caro el caldo que los huevos.

Se necesita el luto de 19 familias, para que hasta en este momento se analice, que con las demandas que van a entablar los familiares de los deudos y los posibles juicios por otros daños y perjuicios, se aplique la matemática y deduzca que salía mas barato y sin necesidad de ninguna muerte, llevar a cabo las correcciones que repetidamente señalaban las autoridades competentes y que a pesar de su preocupación nunca se les dio la razón.

He ahí el porqué, don Francisco Dalanesse, como jerarca del Ministerio Público debe de actuar tal y como se lo indica la Ley, para que todos y cada uno de los responsables de esta barbarie, apechuguen por el incumplimiento de sus funciones tal y como lo dice la ley en el

CODIGO PENAL :

INCUMPLIMIENTO DE DEBERES
ART 332
Será reprimido con veinte a sesenta días multa, el funcionario público que ilegalmente omitiere, rehusare hacer o retardare algún acto propio de su función

DELITOS COMETIDOS POR FUNCIONARIOS PUBLICOS

ART 358:
Cuando quien cometiere los delitos contra la autoridad pública, contra la administración de justicia o contra los deberes de la función pública fuere un empleado o funcionario público, quedan los jueces facultados para imponer además de las penas consignadas en cada caso, las de inhabilitación absoluta o especial en el tanto que estimen pertinentes, de acuerdo con la gravedad del hecho y dentro de los límites fijados para esta pena.

Lo anterior sin menoscabo de las sanciones legales por las consecuencias que se hubieren producido debido al incumplimiento de esas funciones.

El problema que hemos venido viviendo desde hace muchas décadas, es que mucha gente con tal de figurar y apantallar, buscan altos puestos en directivas e instituciones sin saber en la mayoría de los casos, cuales son las responsabilidades que realmente tienen que asumir.   Claro está, en muchas de ellas existen personeros de gran calibre y responsabilidad, pero desgraciadamente no son todos.

Nuestras cárceles están llenas de directivos que puede que no se hayan robado ni un cinco, pero lo que nunca se imaginaron, fue que por dejar que otros si lo hicieran  están pagando, porque como dice el dicho, tanto peca el hechor como el consentidor .

En otro orden de cosas, creo que tanto el Poder Ejecutivo, Asamblea Legislativa, como la Caja Costarricense de Seguro Social deben de hacer un solo bloque y definir de una vez por todas, las gestiones necesarias para que el sin número de patronos inescrupulosos, al igual que una cantidad de políticos y empresarios que son los que tienen las mayores deudas por concepto de cuotas obrero patronales con la Caja Costarricense de Seguro Social, paguen y le permita a la Caja salir de este enorme compromiso.    Pero basta de politiquería y verborrea barata, es hora de que nosotros los ciudadanos no pidamos, sino que exijamos a los que pueden ejercer este tipo de presión, para que se cobre de una vez por todas.

¿Como es posible ?… que los funcionarios encargados de los cobros adeudados a la Caja, salgan diciendo por la prensa, que le deben a la institución a la fecha 85 mil millones de colones de los cuales, 36 mil millones ya son irrecuperables porque son de patronos inactivos, que por cierto un servidor les ha podido demostrar, que muchos de estos patronos están operando en la misma actividad y con otra razón social.   ¿ Como es posible ? que existan patronos morosos con montos mayores a 986 millones de colones y que siguen operando como si tal cosa, e inclusive exportando, cuando existen disposiciones en la Ley Constitutiva de la Caja que limitan estas acciones.   Definitivamente un patrono que haya alcanzado una deuda de esta magnitud, es que es un sin vergüenza y de parte de la Caja no existe ni mas ni menos que gran complacencia hacia estos.

¿ Será por presiones políticas ?.

La única forma de sacar no solo a la Caja sino al país adelante, es desenmascarando a este montón de filibusteros, con determinación y entrega.

Los insto a que nos unamos para ser fuertes y que estos indeseables no se salgan con la suya.

Roberto Mora Salazar
Céd : 1-396-099
[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: