PRESIDENTE EJECUTIVOEDICION # 55 DEL 20/6/2005 DE INFORMA-TICO.COM

Ajunto documento

Gracias

Roberto Mora
369-8156

_________________________________________________________________
Las mejores tiendas, los precios mas bajos, entregas en todo el mundo, YupiMSN Compras: http://latam.msn.com/compras/

CCSS  marcha hacia el colapso.doc CCSS marcha hacia el colapso.doc
76 K   Visualizar como HTML Abrir como documento de Google Descargar

CCSS marcha hacia el colapso

© Informa-tico.com <

http://www.informa-tico.com/php/expat.php?id=20-06-0501288&ed=55&fecha=20-06-05&foro=60>

  • La afirmación es categórica por parte del economista y catedrático de la Universidad Nacional Estatal a Distancia (UNED), Mario Devandas.
  • Y dicha afirmación es plenamente respaldada por el Dr Rodrigo Gutiérrez Sáenz, ex decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Costa Rica, ex dirigente del Partido Liberación Nacional y uno de los padres del Plan Nacional de Salud de los años 70.
Mario Devandas afirma que hay una “contra reforma” para desmantelar las instiuciones del Estado social.

Ambos afirman que los polìticos neoliberales que se hicieron del poder en los últimos 20 años no tienen ningún interés en el régimen de solidaridad social que dio origen a la CCSS en los años de 1940.

Todo se orienta a los negocios, a lo que da rédito, y obviamente que una tajada de los 1.200 millones de dólares anuales que invierte la CCSS en salud, es un bocado muy apetecido para los hospitales privados existentes y los que vendrán, así como transnacionales farmacéuticas.

“!Al carajo la solidaridad social, eso no es negocio, para qué putas sirve!”, dice Rodrigo Gutiérrez que piensan los neoliberales costarricenses.

Hacia la ‘centroamericanización’ de la salud

El anuncio de que el régimen solidario en el que se fundó la CCSS hace 50 años ya colapsó, se encargó de hacerlo el presidente ejecutivo de esa institución, Alberto Sáenz, el pasado 13 de junio en el diario La Nación.

Rodrigo Gutiérrez dice que el proceso de privatizacion comenzó desde 1990.

“CCSS evalúa cobrar atención a pacientes no asegurados”, tituló La Nación en su principal noticia de ese día.

“A las personas que no estén aseguradas en la Caja y que usen los servicios de clínicas y hospitales públicos, se les podría cobrar el costo de esa atención a precios de mercado, casi como si acudieran a un centro privado de salud”, señaló La Nación.

Según el diario, Sáenz indicó que el régimen de seguro de salud “ya no es sostenible”.

Se agotó, se terminó, el modelo creado por el Dr Rafael Angel Calderón Guardia, y que contribuyó a convertir a Costa Rica en una nación diferente a las naciones vecinas. Pronto estaremos a la altura de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. El país marcha adelante.

“No nos falta nada para dar el salto al desarrollo, salvo voluntad política, sentido de dirección y liderazgo. ¡Si Costa Rica!”, como diría el candidato presidencial de los neoliberales.

¿Qué pasó? Nada, lo que ya se veía venir

“De manera deliberada, los neoliberales han venido desmantelando todas las instituciones que representan las reformas sociales realizadas entre 1943 y 1975. Ahí hay que ubicar las reformas que ahora se plantean para la Caja Costarricense del Seguro Social”, declara a Informa-tico.com el economista Devandas.

“Yo no estoy juzgando la honorabilidad del Dr. Sáenz, no se trata de eso. Pero, lo que hay en el fondo de esto es la desnaturalización de las instituciones, para impulsar su privatización. Aquí se inició desde los años 80 lo que yo llamo como una “contrarreforma social”, que ha venido rompiendo paulatinamente el modelo de solidaridad y justicia social que caracterizó a nuestro país”, señaló Devandas.

Devandas afirmó que lo que está por ocurrir con la CCSS, fue lo mismo que ocurrió con otras instituciones como el Consejo Nacional de la Producción (CNP) y el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU).

“Cuando el CNP cumplía las funciones para las que fue creado, los agricultores tenían asegurada su subsistencia y los consumidores precios baratos en los estancos. Cuando el INVU construía casas se desarrollaron proyectos como los Hatillos, con casas decentes y dignas”.

“Luego se cambió el sistema. El CNP fue prácticamente borrado. Hoy la comercialización está en manos privadas y la agricultura severamente golpeada. Y en el caso de la construcción de proyectos habitacionales se entregó a la empresa privada. Vea usted los proyectos habitacionales de ahora, que son fuente de una gran corrupción, vea las casas que se construyen, de 40 o 50 metros cuadrados, mal hechas y la gente vive hacinada. Esos son solo dos ejemplos de la contrarreforma social”, apunta Devandas.

“Ahora quiere hacer lo mismo con la Caja o con el ICE, y eso obedece a una política neoliberal que ha fracasado rotundamente en todos los países subdesarrollados. Vuelva a ver a Centroamérica, a Bolivia, Perú, Ecuador o Argentina”, resume Devandas.

El problema no es de dinero, es de modelo

En una entrevista por separado, el Dr Gutiérrez coincide en lo fundamental con Devandas, y señala que el denominado Plan de Modernización iniciado por la Caja en los años de 1990, tenía un objetivo muy claro, el de llevar a cabo una paulatina privatización de los servicios de salud pública.

Sin embargo, Gutiérrez señala que el problema de la Caja no es de recursos, sino de orientación del modelo.

“La Caja se ha convertido en un monstruo burocrático. Tiene más empleados en las áreas de administración que las de atención a la salud”, asegura Gutiérrez.

“Aquí nos dicen, por ejemplo, que existe una sobre oferta de médicos y eso es mentira. La Caja tiene unos 7.000 médicos, pero necesitaría unos 12.000, pero no para tenerlos únicamente sentados en los consultorios, sino para hacer salud comunitaria”.

“En los países donde la medicina social funciona se estima que se requiere de un médico para atender a 120 familias, en Costa Rica hay uno por cada mil familias”.

Médicos con las botas puestas

Según Gutiérrez lo que Costa Rica requiere es integrar un Sistema Nacional de Salud, en el que participen la CCSS, el ministerio de Educación y de Salud, e instituciones como Acueductos y Alcantarillas y el CNP, y, por supuesto, las comunidades.

“Necesitamos médicos que vayan a las comunidades, que estén en contacto con las familias, que conozcan sus hábitos y los ayuden a cambiarlos, como hacer frente a los criaderos de dengue o a mejorar el estilo de alimentación”.

“Claro, eso requiere no solo de ese Plan Nacional de Salud, sino también de alguna manera un enfrentamiento ‘ideológico’, porque si le planteamos a los médicos que deben ponerse las botas, dirán: ahh, no que va, nos quieren proletarizar. Nosotros que estudiamos tantos años…”

“No es necesario poner más dinero, con casi un 10% del PIB que dedica Costa Rica al sistema de salud, podemos salir adelante, pero hay que cambiar el modelo, modernizarlo en el buen sentido de la palabra, no en el sentido neoliberal”.

“De lo contrario, el sistema de solidaridad social de la CCSS marcha hacia el colapso. Eso es definitivo”, sentencia Rodrígo Gutiérrez, también decano de la Facultad de Medicina de la Universidad San Judas Tadeo.

¿Será posible revertir el proceso?

A %d blogueros les gusta esto: